Simetrías.


Vagabundos reflejos se alojan sutilmente en el borde de la minúscula ventana; algunos se apoyan allí y mueren y otros se reflejan por doquier. Es una habitación hueca, como todas, pero esta carece de vida; lanzas fugaces e inmateriales la atraviesan, producto de los rayos de luz desviados, inquilinos de un afuera lejano, cruelmente partido, difícilmente recuperable. Allí la imaginación flota, por caso lo único que posee vida, lo único que aún crece con libertad. Todo lo demás es nada; vacío, inexistencia, abandono por apatía, presidiario del olvido. Es silencio, rutina, reproches, resignación, desánimo; es todo, y no es nada. Es bronca, muerte en vida. Es Ariel.
Ariel tiene cuarenta y cinco años, tal vez algunos inviernos más; pero tiene, por sobre todo, veinte años de vida y los restantes de condena. Esa celda de dos por tres, oscura, más pequeña cada día, ha sido su hogar más de la mitad de su vida. Fue condenado por un doble homicidio simple agravado por el vínculo, pero resulta inútil a esta altura pensar en eso, como tampoco tiene sentido recordar que Ariel es inocente del asesinato de sus padres. Es tan sólo un detalle ya, que pierde total valor con cada segundo que se vive detrás de las rejas.
Lo que jamás podrá borrar de su mente es la primera noche que pasó en este sitio, sin dudas la noche más eterna en un universo cargado de eternidades. Cuando la puerta de rejas se cerró a sus espaldas y las luces se apagaron, lo único que permaneció respirando fue el eco metálico de una libertad que se moría. Luego Ariel se sentó en la cama y entendió enseguida qué es la soledad. El silencio abrumador, en conjunción con el frío metafórico y literal que se desprende de esas paredes fue la combinación para el llanto más extenso, callado y reprimido que alguien puede tener. Le fue imposible a Ariel cerrar los ojos ese día, permaneció cada segundo de esa noche sentado, llorando, temiendo y rogando por que amanezca pronto.
Lo que no sabía Ariel es que cuando se está preso los amaneceres no existen, acaso porque siempre es un profundo ocaso, o peor; una oscura noche sin luna. Allí adentro se extrañan las cosas más simples, las más cotidianas y prescindibles, en apariencia, para cualquiera que no esté preso. Ariel, en los días que sale al patio, permanece por horas mirando el cielo de un azul hermoso, realmente hermoso. Y el sol. El sol. Fantástica perfección, increíble amo y señor de las alturas.
Ariel no intercambia palabras con nadie, todos lo respetan, él jamás buscó conflictos con otros y nadie piensa crearle problemas. Por un tiempo, los primeros años, algunos amigos lo visitaban; pero en el afuera el tiempo sigue corriendo desfasado con respecto al tiempo cargado de vida y muerte de la cárcel. Ariel no culpa a nadie por no seguir visitándolo, lo entiende, lo comprende y, por sobre todo, lo sufre. Al igual que sufre esos días de invierno, donde el frío penetra por cualquier sitio y lo envuelve, se apropia de todo, incluso de su alma; en esos días los cuerpos se convierten es estatuas bizarras, patética imagen del desamparo.
Pero ya ha pasado tanto tiempo, tantos días y años, que Ariel ha llegado a sentirse seguro dentro de esas paredes. Y esos muros que antes lo privaban de la libertad ahora lo protegen del exterior. Es ridículo incluso para él admitirlo, pero su vida y su libertad ya fueron robadas para siempre; ahora sólo queda ese cuerpo muerto cargado de tristeza. Cuerpo que extrañaría la cárcel si no la tuviera.
Su condena era de treinta años y han pasado poco más de veinticinco; pero por buena conducta, intachable de hecho, fue reducida. Esa es la peor noticia que Ariel podía recibir, sin dudas. Ahora Ariel se siente como un niño desprotegido, que teme salir al mundo, que teme cruzar la calle, y sabe que ya está viejo para aprender.
La noche previa a su liberación, su última noche, vaya metáfora, fue tan larga como aquella primera vez. Eterna entre eternidades. Hubo llantos, también, y demasiada desolación. Cuando era la hora, y aún no había amanecido, como nunca en estos años, tomó su pequeño bolso y acompañado por un guardia atravesó el pabellón. En el camino recogía felicitaciones de sus compañeros, felicitaciones que a Ariel le hacía recordar a esa primera caminata en sentido inverso llena de insultos. Eran distintas e iguales. Al atravesar el patio miró como siempre el azul glorioso del cielo y el sol; lágrimas caían por sus ojos. Atravesó la puerta, el guardia lo saludó y el enrejado se cerró tras sus espaldas, dándole vida sólo a un eco metálico y muerto.
Ariel es libre sólo en un sentido de la palabra, que en este caso semeja a una condena. Porque él sabe que lo que la cárcel te quita, el exterior no lo devuelve. Ahora irá a visitar la tumba de sus padres, el único deseo que lo mantuvo respirando. Luego, habrá tiempo para considerar el suicidio como fin de la agonía. Como el fin de las simetrías.

Copyright © 2006

14 Comments:

  1. Anónimo said...
    TU BLOG ES DEMASIADO BUENO, HE LEIDO TODOS LOS TEXTOS. LOS ESCRIBES TU PERSONALMENTE? QUIERO APRENDER A ESCRIBIR IGUAL QUE TU ALGUN DIA. SAQUE TU BLOG DE UNA RESPUESTA QUE PUSISTE EN YAHOO RESPUESTAS. PUEDES CONTESTARME ESTE COMENTARIO A: DAMPLERSKARLETT@HOTMAIL.COM
    TUS HISTORIAS SON MUY BUENAS.
    PS. SOY DE MEXICO
    Anónimo said...
    Cada palabra deja sin palabras. Es la historia de un hombre, como tantas otras historias de hombres anónimos. Pero esa biografía simple se transforma, emociona, conmueve y estremece porque tu relato magistral le da vida.
    ¡Felicitaciones!
    Alicia said...
    Impresionante retrato de alguien que estuvo encerrado y se enfrenta a la libertad.
    Te felicito. Te invito a visitar mi blog, en el cual también escribí un cuento relacionado con un convicto.
    Reitero mis felicitaciones
    Alicia
    olvidare el ayer... said...
    Hola soy desierto.hermoso tu bloqe.un abrazo.
    http://attu.typepad.com/ said...
    No me he olvidado del blog del maestro del español de la Plata. He tenido muchos problemas de salud y problemas de familia. Espero regresar para leer y dejar my comentario pronto.

    Abrazo.
    Anónimo said...
    BUENISIMO TU BLOG, ME PARECE QUE ES BUENO PARA LOS ADOLECENTES QUE RECAPACITEN CUANDO SE ENFRENTA A CONFLICTOS QUE PUEDEN TERMINAR MAL MUY MAL ,Y ESPERO QUE TODOS LOS PRESOS SIENTAN COSAS COMO ESTAS PORQUE, YO NO LOGRO ENTENDER A ESAS PERSONAS QUE HAN ESTADO PRESAS Y NO SE ARREPIENTE Y VUELVE A MANDASE UNA "MACANA"ESPERO QUE DIOS TE AYUDE Y TE PERDONE POR QUE LA JUSTICIA YA LO HIZO.
    Emmanuel Frezzotti said...
    Les recuerdo que las historias son ficción. Y, salvo que lo aclare, NO son autobiográficas.
    Petromato said...
    A mí me parece cursi.
    http://petromato.blogspot.com
    Emmanuel Frezzotti said...
    Nunca entendí si cursi es un elogio o una crítica (no soy ingenuo, sé que muchos le dan una connotación peyorativa, pero a mí no me molesta ser cursi). Sea como sea, el texto es muchas cosas, menos cursi, definitivamente.
    Anónimo said...
    Decir que semejante testimonio de vida reflejado en un cuento es cursi, significa desconocer las infinitas historias humanas que ocurren cada día. Suele suceder que un comentario tan superficial, que lleva implícita una pretendida crítica, acaba transformándose en elogio. Porque eso de criticar lo que no se alcanza a comprender...
    Anónimo said...
    Hermosísimo relato. Me gustan los finales felices, pero en este caso me quedé triste. Vos pareces una persona triste. Los genios casi siempre son personas tristes...por qué será?.
    Emmanuel Frezzotti said...
    Tal vez sí sea una persona que coquetea con la tristeza, pero te aseguro que estoy muy lejos de cualquier tipo de genialidad. Gracias igual.
    Noelia said...
    Primera ves que ingreso a tu blog, ya habia visto muchas veces tu link, y hoy senti curiosidad.

    Interesantes relatos.

    Te felicito por dar vida a las ideas de tu mente; yo no me animo, y las dejo encerrada en mi confusa mente.
    Anónimo said...
    eres muy sensible,me gusta lo que haces,me haces sentir que no soy la única que se da cuenta de las cosas bellas y no tanto detrás de esto....besitos te siento grande memo

Post a Comment




 

Copyright © 2005 - 2009 Todos los derechos se encuentran reservados. Queda rigurosamente prohibida; sin la autorización del autor, bajo las sanciones establecidas en las leyes; la reproducción total o parcial de las obras aquí expuestas por cualquier medio o procedimiento.