Ser

Primero separas los días en pares e impares. Lo haces sin siquiera pensarlo y pronto te encuentras con la mitad de una vida. O acaso lo que separas son las horas, o los minutos. O las noches de sus días. No importa, da igual. Siempre tendrás la mitad de una vida. Y sitúas, luego, tu cuerpo en la horizontalidad de tu cama, y te estiras en la soledad mientras las sábanas te envuelven y comienzas a buscar el sueño.

Cuentas ovejas y no resulta. Entonces, comienzas a contar anécdotas. Vivencias pasadas que caen aleatoriamente en tu mente, como goteras de una memoria selectiva. Claro que sería simple si tan sólo pudieras contarlas. Pero no: caes en la trampa y empiezas a vivir dentro de cada una de las anécdotas. Estás dentro de ellas, atrapado. Ahora eres una simple marioneta de tu propia mente y sus goteras. Eres nada porque comienzas a ser tú mismo en un pasado en un tiempo que no es el ahora. Eres tú, atrapado en una anécdota. Es una excusa para dormir que se convierte en una trampa. Y de golpe te transformas en tu pasado, con su insomnio, con sus trampas, con sus goteras y su nada.

En un atropello de conciencia, intentas almacenar todo eso en cajas negras, en algún lugar de tu cabeza. Intentas escapar. Pero amanece antes de que puedas conciliar el sueño. Y entonces ahora te adivinas dentro de la otra mitad de tu vida. Sales a recorrer las calles en un tiempo en el que es hoy y en el que todo es ahora, y donde tú eres, incluso, tú mismo. Percibes que en esta mitad todo se construye al instante, al contrario de la noche, dónde sólo se revive lo ya acontecido. Te sientes, por ende, totalmente libre.

Transitas la luz de la mañana con una sonrisa invadido por ese sentimiento de omnipotencia. Pero mientras el mediodía se acerca, te hallas desilusionado, dibujando una pseudo vida que parece un garabato calcado y fotocopiado. Te esfuerzas, entonces, por progresar. Lo haces conciente, intentando superarte a ti mismo. Empiezas de cero. Creas. Los cimientos, las paredes y el techo. Ingresas y cierras la puerta detrás de ti. Lo llamas hogar cuando descubres que ya se ha hecho de noche.

Y otra vez estás en la otra mitad. Pero mientras te ríes viendo TV basura, sospechas que en este nuevo hogar dormir será más simple. Te acuestas, entonces, en tu nueva cama. Al principio te ríes recordando cómo fue tu día pero luego te incomodas al notar que ya ha pasado tiempo y aún no has podido dormirte. Cuentas ovejas y no resulta. Tu memoria, como antes, descubre sus goteras y otra vez quedas atrapado dentro de las anécdotas de tu pasado. No puedes soltarte de ellas. Hasta recuerdas y te atrapas dentro de la noche anterior y esa cama que no te dejó dormir. Y estás en esa mitad que es pasado, en ese que eras ayer. Estás viviendo algo que pasó. No puedes volver. No logras soltarlo.

Y amanece. Es hoy y eres tú. La otra mitad. Sonríes por la mañana sintiéndote libre. Te desilusionas e intentas progresar. Cimientos, paredes, piso y techo. Hasta aberturas nuevas. Ingresas y lo llamas hogar. Te atreves, incluso, a soltar carcajadas viendo una película y tratas de convencerte por lo estúpido que fuiste las noches anteriores. Vas a tu nueva cama; colchón de plumas y resortes. Sonríes. Eres feliz. Pero no puedes dormir. Y cuentas ovejas y no resulta. Y la gotera. Y la trampa, y el pasado y la otra mitad. Tú en otro tiempo. Insomnio.

Y otra vez amanece. Esta vez te pides café con leche, mitad y mitad. Y una medialuna. Y dibujas media sonrisa. Y separas los días pares y los impares. Las horas y los minutos. Los días y la noche. Como sea, siempre la mitad de una vida.


Copyright © 2010

27 Comments:

  1. Pame Troya said...
    Pensar que en verdad pasamos la mitad de la vida perdida en divagaciones. Excelente reflexión.
    neii_Seddie8 said...
    Muy buen blog, me gusta tu reflexión, me hace pensar en muchas cosas... ;D
    Lia said...
    muchas noches las pase atrapada en las goteras, por eso cada dia trato de cansarme mucho pa q cuando me tire en la cama me rinda al sueño, ... divagar es nice siempre y cuando no exagere y al dia sgte pueda descansar ...:)
    salu2
    Paula said...
    Es como un circulo vicioso.. muchas veces me pasa que mis goteras tambien aparecen durante el dia. Muy buena reflexion! Saludos

    http://tiempoparadisfrutar.blogspot.com/
    Anónimo said...
    Felicitaciones Emmanuel!!! como siempre tus escritos son fabulosos!!! saludos... =)

    Celeste
    Lima-Perú
    issi :( said...
    exactamente esas goteras, trampas y recuerdos de cosas y momentos vividos, que no recordamos en el dia, justo vienen a mi mente en la noche para atraparme, con su alegria, o tristeza y no dejarme descansar lo que has reflexionado en tu blog es excelente te felicito es lo que casi simepre me sucede
    Averia said...
    Qué Post más bonito.
    Acabo de llegar a tu blog. Me encantan tus reflexiones. ¡Enhorabuena!
    Greysi said...
    me encanto!! :D
    Gabi91 said...
    Me gustaron mucho tus entradas, son excelentes las reflexiones :) Si querés podés seguirme! Tengo blog en construcción y quisiera sumar seguidores. Saludos!
    Anónimo said...
    La verdad que impresionante!!! Me quedé con la boca abierta y atónito!
    Describiste perfectamente lo que siento cada vez que deposito mi cuerpo en la cama... Saludos
    Ironicamente said...
    Acabo de descubrir tu blog y me encanta.
    ¡Enhorabuena por tu arte!
    julianb-87 said...
    me hace acordar al hecho de trabajar en mi caso je..
    Pixy Fee said...
    Hermoso tu blog ... Me sigues ? http://diariopixy.blogspot.com/
    Anónimo said...
    Muy buen texto, he disfrutado mucho leyendolo. Gracias :)
    FrancoVidal said...
    Que buen blog, bien profundo y definitivamente tiene mucho sentimiento. Me hace pensar en las cosas de la vida que pasan a diaro. Hablas tambien mucho sobre la etica de los humanos
    FrancoVidal said...
    Esta obra la encuentro muy profunda, interesante e sentimental... Me hace pensar en los hechos que suceden a diario.
    FrancoVidal said...
    muy bueno, tus reflexiones me parecieron muy buenas (Y)
    FrancoVidal said...
    Me gusta como adjetiviza las cosas y las siente de una manera directa en el texto
    Ezequiel said...
    Celebro este blog, es muy lindo el texto.
    http://reporteggm.blogspot.com/
    Lady Grisa said...
    muy bueno lo que escribiste,me gusta,la verdad es que me paso muchas partes de mi vida pensando y haciendo memorias de cosas a veces buenas y otras malas,a veces hasta pienso que es demasiado que no puedo pensar tanto!pero ahora que leo lo que escribiste y reflexiono no soy la unica. muy buen escrito!
    Rocio said...
    Es el circulo de la vida todo suele ser monotono..cotidiano. y al final descubres q no erz la unica..!!.
    almiux said...
    Esla primera vez que leo tu blog, y veo que me a atrapado la manera que describes el dia a dia, la forma en la que la mitad de nuestra vida esta divagando.Lo cual hace reflexionar en el ritmo de vida que llevamos.
    how to climb said...
    thanks for the post. good blog.
    x.albert said...
    La vida se basa en unos pocos minutos, y varios de ellos, los utilizas recordando anécdotas del pasado, anhelando sueños que temes que nunca se cumplirán. Sueños. ¿Qué somos despues de la muerte?
    Bonita entrada.
    Anónimo said...
    como siempre... EXCELENTE

    Fanny Di Angeli said...
    una gran refleccion. sigue así amiguito :3
    Anónimo said...

Post a Comment




 

Copyright © 2005 - 2009 Todos los derechos se encuentran reservados. Queda rigurosamente prohibida; sin la autorización del autor, bajo las sanciones establecidas en las leyes; la reproducción total o parcial de las obras aquí expuestas por cualquier medio o procedimiento.