Entre real y onírico.

La ruta se extiende aparentemente eterna hacia delante, sus manos transpiran mientras sujetan el volante con fuerzas. Tiene miedo, mucho miedo.

Abandonó la ducha sumergido en algún pensamiento banal efímero, y mientras se vestía oyó los pasos y gritos apresurados de una mujer alterada. Luis salió del baño rabioso; al pasar al lado de un armario le llamó la atención un papel entre muchos papeles. Pero siguió su ruta y se encontró en la puerta, casi chocándola, a su ex cuñada; profundamente sacada de sí y soltando gritos que carecían de pudor y ubicación, por encontrarse en casa ajena. Luis la tomó del brazo con fuerzas y le dijo calmadamente pero con autoridad que se marchara, que su hermano no estaba allí.

- Ya lo sé, dile que no quiero que se meta más en mi vida y menos en la de mi novio. – Dijo ella conteniendo su voz para no elevarla, pero guardando en su tono una furia incomprensible.
- Está bien, ¿Por qué no te vas?
Ella le arrojó una mirada asesina a Luis, y luego le tiró en la cara un papel arrugado.

- Y que no le mande más cartitas estúpidas a mi novio.
Luis sintió algo inmediatamente; algo no estaba bien. Su hermano no era así.

- ¿De qué carta hablas?
- De esa –dijo ella señalando el papel que le acababa de arrojar-, se la mandó a mi novio diciéndole cómo supuestamente debe tratarme y no sé cuantas estupideces más.

Ahora, ese papel que sobresalía en el armario, cobraba, por razones aún desconocidas, una trascendencia mayor. Luis pensó muchas cosas de manera veloz, lo primero que hizo fue empujarla del brazo hasta sacarla de la casa y luego corrió hasta el armario. Mientras se acercaba los pensamientos se cruzaban de manera aleatoria y confusa. El hermano se había separado hacía algunos meses de su novia, y Luis lo había encontrado extrañamente afectado, más de lo usual. Llegó al armario oyendo sólo los latidos de su corazón apresurado, el papel seguía sobresaliendo de los demás, casi como contuviera un brillo extraño, un brillo de grito desesperado. Luis lo tomó y todos sus miedos se construyeron sobre las acertadas suposiciones previas. La carta era un escueto adiós, con letra manuscrita, de alguien que está pensando en quitarse la vida.
Los pensamientos se instauraron, esta vez, con mayor orden en la cabeza de Luis. Recordó que anoche su hermano, Ale, se había acostado más temprano que de costumbre, aludiendo un cansancio supremo; también le vino a su mente, no sabe por qué, la pregunta que Ale hizo hace unos días: quería saber exactamente a qué distancia quedaba el lago de la ciudad. Y Luis, ahora que hacía fuerzas para que ningún detalle pasara desapercibido recordó, o creyó recordar, cerca de las seis de la mañana la puerta que se cerraba.
Luis corrió hacia el garaje y encontró el automóvil de su hermano aún estacionado, tal como lo preveía. Así era su hermano, no sabía por qué, pero Luis tenía la certeza que Ale había caminado hasta el lago, y eso lleva un par de horas como mínimo. Sin dudarlo Luis subió al automóvil y aceleró al compás de su corazón alborotado.

La ruta se extiende aparentemente eterna hacia delante, sus manos transpiran mientras sujetan el volante con fuerzas. Tiene miedo, mucho miedo. Y bronca, no entiende como no pudo darse cuenta; como no pudo ayudarlo. La llovizna cae de manera copiosa, de lado por el fuerte viento; el día está muy gris, con nubes muy espesas y oscuras, no parece la hora del día que es, todo el ambiente oculta un espectro algo siniestro, y un olor a desgracia gira en torno a Luis que siente que, a pesar de dejar al motor rugir en las seis mil revoluciones, la ruta pasa en cámara lenta por debajo del automóvil y no importa cuánto acelere, nunca es suficiente. No se imagina la vida sin su hermano, no; no entra en ninguna cabeza, no es posible, no, no sería humano vivir así, no.
Llega al lago que sólo puede reflejar el gris del cielo pero con menos luminosidad, por lo tanto no es más que una mancha negra en el medio de la nada, una mancha que sólo cobra vida por la lluvia que recibe y por el oleaje que el viento forma en su superficie. Luis estaciona el automóvil y corre; vió en el extremo del espigón, que ingresa unos doscientos metros hacia el corazón del lago, una figura, casi inconfundible. Ese lugar, que ahora está desértico, en realidad es un lugar turístico por naturaleza y los fines de semana se puebla de gente, familias enteras con hijos y mascotas. Pero ahora sólo alberga el silencio y la desolación, el miedo y la muerte, el pasado el futuro que se desvanece.
Luis corre tan rápido como puede y la silueta comienza a tomar forma, mientras la lluvia sigue cayendo incesante y todo el entorno cobra cierto aire misterioso, como si las gotas de lluvia fueran arrojadas por el cielo pero como si, también, se desprendieran del agua del lago, y el viento hace un gran remolino alrededor de ellos haciendo danzar al agua.
Sí, es su hermano. Luis se detiene unos cinco metros por detrás, Ale está de espalda, sosteniéndose de la barandilla pero del lado del agua, apoyando medio pie en el cemento del espigón y el restante en el aire gris. Como si hubiera podido sentirlo, Ale se da vuelta y lo mira a Luis. No hablan, ninguno de los dos lo hace, pero con sus miradas se leen los pensamientos. Luis adivina lágrimas en los ojos de Ale, disimuladas por la lluvia, pero están ahí, él lo sabe.

- Vine en cuanto pude- Piensa Luis; le piensa, sin decirle.
- Te necesitaba- Piensa esta vez Ale.
- Lo sé, lo sé.
- Casi hago…
- Vamos a casa.

Ambos bajan la vista. Luis se acerca lentamente mientras la lluvia cesa y el día se hace más oscuro aún. Ale pasa por sobre la barandilla, de su muñeca sale sangre, pero aún posee fuerzas para rendirse en los brazos de Luis: que lo cobijan, que lo sostienen con fuerzas. Como siempre.
Ambos caminan lentamente, abrazados. Algo detrás de todo eso parece un sueño cruel, pero sea como sea, es el fin de una tragedia que no pasó, es el fin de una pesadilla, el fin de lo onírico.
//Próximo post: Jueves 30 de noviembre//


Copyright © 2006

10 Comments:

  1. Emmanuel Frezzotti said...
    Sé que esto que escribí difiere un poco de lo anterior. El título hace referencia a que esta historia surgió de un sueño; un sueño que dejó una tristeza enorme en mí por varios días, y la forma de canalizar semejante sentimiento fue a través de las letras. Pido disculpas si no alcanza a ser del agrado de ustedes (porque sé que no es de las mejores cosas que he escrito), pero debía hacerlo, debía escribirlo. Saludos.
    nah said...
    hola, muy interesante tu blog... te pasas x el mio ?

    y me das algunas explicaciones, como x ej, poner el search (buscador) en tu blog y todo eso...?

    elpetti@h..

    tu blog lo saque de Y!R

    suerte
    Anónimo said...
    hola, hace bastante leo tu pagina. vos me prometes leer el mio, el de arriba de todo en www.efytuf.spaces.live.com y opinar? DE VERDAD ME ENCANTA LO QUE ESCRIBIS. estefania!
    nadaquedemostrar said...
    ...hace mucho tiempo que no paseo por tu blog. Ahora llego y, aún no los he leido, pero me encuentro con un montón de escritos que supongo bellos. Quería saludarte antes de enfrascarme en ellos. Un placer estar por aqui, como siempre.
    preguntona said...
    Tal vez no sea lo mejor, ni sea del agrado de todos, pero qué importa eso Frezzotti , aquí, el sentimiento es sin filtro, es ese que confirma todo lo enorme que eres.
    Anónimo said...
    No veo por qué debes disculparte; necesitabas plasmar tu sueño en un papel, y nosotros deleitarnos leyéndolo; cómo cada una de tus maravillosas historias.

    Liliana.
    naty said...
    disculpas?? pedis disculpas??, esto es genial memo, no me canso de decirte gracias x lo q escribis, besoss
    naty.
    Anónimo said...
    realmente me mueve tienes un don aprovechalo para deleitar a los demas y sentirte mas lleno deloque deves de estra al transmitir tus sentimientos y vivencias en una makina no las modernizas es solo que las lloevas a donde aveces algunos no pocemos llegar de corazon y como hombre y amigo te felicito...
    Anónimo said...
    soy jasmin de Y.R tu blog me parece muy chulo escrives cosas preciosas ...FELICIDADES
    UN BESO
    guerrero said...
    hola, soy de Y.R. me gusta mucho tu forma de escribir y expresarte, por desgracia no lo he visto todo completo por q no tengo mucho tiempo, pero espero q en el futuro lo cabe y sigas escribiendo asi. Visita el mio si puedes:
    http://planeta-perdido.blogspot.com/
    http://discrecionmexicana.blogspot.com/
    http://hans-ter.blogspot.com

Post a Comment




 

Copyright © 2005 - 2009 Todos los derechos se encuentran reservados. Queda rigurosamente prohibida; sin la autorización del autor, bajo las sanciones establecidas en las leyes; la reproducción total o parcial de las obras aquí expuestas por cualquier medio o procedimiento.