La roca que la vio morir y renacer.


Había algo más que ese espejo de agua teñida por el musgo; algo invisible, fantásticamente atrapante, tan puro que vencía el olor destilado de las fábricas, tan abstracto que provocaba el silencio en medio del bullicio. Sí, allí morían los colores, se desteñían lentamente hasta desvanecerse en las ondulaciones del agua y los rayos del sol comenzaban a apagarse al entrar en esa atmósfera, y uno podía ver como su brillo comenzaba a desaparecer lentamente hasta convertirse en una luz muerta, de un gris decrépito, que convertía a las rocas en dibujos sepulcrales y al agua en un mar de nostalgia infinitamente calma. En aquel sitio el horizonte, para cerrar el cuadro, se escondía detrás del espeso humo de las chimeneas que nunca dejaban de escupir su dolor.
Y, sin saber por qué, allí Luz podía encontrar paz. Cada día caminaba, con la cabeza gacha, decenas de cuadras, atravesando multitudes desdeñosas, hasta llegar a su lugar en el mundo. Se sentaba sobre una roca, cerraba los ojos unos instantes y al abrirlos toda la basura de la ciudad se había marchado, sólo quedaba ese universo gris que la cobijaba con su frialdad y su ausencia, la abrazaba y le daba volumen a sus pensamientos. Luz podía permanecer por horas, en silencio, acompañada por su meditación, viajando con sus fantasías. Era, tal vez, la única manera de olvidar los fantasmas.
Luz nació hace poco más de tres décadas; tuvo una infancia feliz y sin más cualidad que la normalidad. Estudió y con esfuerzo logró convertirse en contadora. Inmediatamente después conoció a Nacho, abogado, de rostro rústico y personalidad despreciable. Al principio fue dulce y romántico, pero luego del casamiento comenzó a imprimir sus decisiones y su machismo en cada elección de Luz; la obligó a dejar el trabajo y resignar sueños, su hosquedad tomó un tinte más violento y las negativas de su esposa comenzaron a ser respondidas con golpes. Luz no recuerda por qué permitió la primera trompada, tal vez porque él volvió llorando y pidiéndole perdón de mil maneras. Luego hubo otros acontecimientos así pero muy esporádicos. Luz siempre perdía la bronca con la primera lágrima de él.
Desde hace tres años, Luz vive un calvario; las palizas son cosa de todos los días y cada una es peor que la anterior. Ella sabe lo que es el terror, sabe lo que es permanecer encerrada tras la puerta del baño, llorando y temblando, semidesnuda, ensangrentada y con el alma rota en mil pedazos. Sus moretones ya son imposibles de ocultar; su dolor y tristeza también. Pero no puede dejarlo, la invade el miedo, porque las amenazas de él son continuas y reales.
Luz vive cuidándose de no enfadar a Nacho, pero él tiene la habilidad de encontrar siempre una buena excusa. Difícilmente esta situación mejore y ella lo sabe. Cada día, mientras él trabaja, Luz camina hacia su roca, hacia su lago, hacia su universo; dónde es intocable. Pero siempre tiene que volver. Siempre. Y eso la hace odiarse; se menosprecia tanto que cree que su esposo tiene razón en golpearla. Pero anoche el vaso se rebalsó. Él llegó del trabajo tarde y de mal humor, su saludo le rompió la nariz a Luz y luego de levantarla y arrastrarla hasta la cama la obligó a tener relaciones. Luz fue violada por su esposo.

La desesperación siempre provoca una reacción desesperada. Siempre, inevitablemente.

Hoy Luz, como todos los días, está en su roca, llorando, a orillas del agua. Pero hay algo distinto; hoy ella no esperó a que su marido se vaya a trabajar para salir de casa. Él aún está acostado en la cama, con el detalle que tiene un agujero de bala en su pecho y nunca más podrá levantarse. Luz, como siempre, caminó hacia su lugar, al llegar se quitó la ropa que la hacía sentirse sucia y allí está, esperando desnuda que la policía venga a buscarla. Llorando, dejándose viajar en sus fantasías y acompañada por el silencio.
El juez dirá que actuó en defensa propia y Luz ya no tendrá que escapar otra vez a su universo gris de silencio sepulcral.

Copyright © 2006

15 Comments:

  1. Marcelo said...
    violencia machista
    violencia fascista

    Mujer ¡Despierta de una vez!
    Hombre ¡No despiertes nunca!

    quien sabe...
    algun día seremos nosotros los golpeados,
    y en ese entonces

    ¿Se nos cederá el paso?
    ¿Se nos dejará el asiento en el colectivo?

    espero que solo nos golpeen...
    yugus said...
    digo no quiero sonar cursi ni rebajar el nivel de este blog, pero realmente esta muy interesante. entra al mio:
    porque mi blog trae suerte
    (laeskalera.blogspot.com)
    Gasper said...
    Luz reapareció de la oscuridad.
    Luz quizás sea prima de Esperanza, y se manden mensajes una o a otra.
    Luz de mi vida.
    Luz de nuevo en tus ojos, Luz.
    Luz sobrevivió a la falta de energía (agotada, incandescente).

    Nadie pudo con Luz, ni siquiera el último que la vio rara, como encendida.

    Memo... Y qué más te puedo decir?
    Francisco said...
    Wow, que historia la que cuentas tu en tu blog.... me has sorprendido !. Los hombres como siempre, con su machismo (sobre todo en Latino America)

    Veo que participas a Yahoo ! Questions/ answers, fue ahi donde vi tu blog !

    yo también tengo mi blog :
    kco22.blogspot.com

    chao !

    ah ! me llamo Francisco !
    yugus said...
    gracias por dejar tu comentario en mi humilde blog y hacer que no se pierda en la cruel blogosfera...
    gracias!!
    pd:es muy loco comunicarse a traves de los comentarios, pero aveces es bueno conocer gente que no sea la de tu entorno(uhhh aburrido!!!)
    yugus
    Juan Martín said...
    Me gustó mucho este escrito, y otros más. Un gusto haber conocido este blog.

    Un saludo.
    Juan Martín.
    Juampi said...
    La perversión dominante del ser humano deja estallar semejante decisión. La violencia, inconfundible, disfrazada de todas las maneras posible, ataca sin discriminación alguna a ellas, a ellos, a nosotros...

    Lamentablemente vivimos en un mundo, en este y único planeta donde nuestros mayores y contados logros se basan en la inconfundible debilidad de lastimarnos mutuamente.

    Felicitaciones otra vez más,

    Juampi
    Anónimo said...
    Los Cortesanos.

    Nuevo blogspot.

    www.cortesanos.blogspot.com
    Anónimo said...
    sos muy profundo, te agregue a favoritos!!!!!!!!!1 bueh si queres amiga cybernetica, efy_tuf@hotmail...
    Juan Martín said...
    Vi tu comentario en mi blog, Memo. No me tenés que agradecer nada, sólo seguí escribiendo, ya que te tengo en mi lector de feeds y tu blog me gusta mucho.

    (Y también ya estás en el blogroll de Avistando Quimeras).

    Un saludo.
    Juan Martín.
    Polaroid said...
    Realmente me atrapo la historia, creí no quedarme hasta el final pero, aquí estoy...
    Hay detrás de esas imágenes oscuras una poesia constante en tu relato que ha hecho que lo deguste con ganas. Un gusto encontrarte, sigo leyendote.
    Un abrazo.

    Polaroid.-
    Penélope said...
    esa contradicción trágica de la bala que mata a uno y renace a otro.
    y Luz hizo honor a su nombre...
    me gustó mucho, entré varias veces y lo releí y las casi todas (salvo ésta) me quedé sin palabras..
    besos!
    Freyja said...
    hola, visitaste mi blog cuando no estaba
    es un gusto llegar aqui y saludarte
    te dejo un abrazo muy grande y que estes muy bien


    besos y sueños
    hormigas said...
    Hola, me acabo de topar con tu blog y lo que he leído me tiene frío, tienes una sensibilidad especial para expresar sentimientos. Me gusta mucho y voy a leer despacito todo tu trabajo. Feliciades.
    Maru said...
    tenés una prosa muy intersante. te encotré en la nación, y te busqué y llegué aquí.

Post a Comment




 

Copyright © 2005 - 2009 Todos los derechos se encuentran reservados. Queda rigurosamente prohibida; sin la autorización del autor, bajo las sanciones establecidas en las leyes; la reproducción total o parcial de las obras aquí expuestas por cualquier medio o procedimiento.