A penas, apenas.

Apenas podía tejer razonamientos ilógicos; su mente poseía tanta turbación que era imposible descifrar, incluso para él, el lenguaje de sus pensamientos, tan claros como un crucigrama sin terminar. Franco esperó, zambullido en el sofá, otras tres o cuatro horas interminables y lo suficientemente ácidas como para convertir en polvo una esperanza fugaz. Pero el teléfono no sonó, como antes.
Para ese entonces la noche estaba ya muy avanzada, posiblemente también la madrugada. La penumbra, que otorgaba un televisor ignorado, no alcanzaba para hacer perceptible ni un despojo de vida más allá de esa figura abstracta que él formaba en simbiosis con el sofá. El cuarto de hotel se había transformado en una celda purulenta y, allí, las ganas de llorar se entremezclaban con las de salir corriendo, las de huir con velocidad de su propio fracaso. El teléfono seguía sin sonar y cada lágrima tenía el sabor de la piel de ella.
Franco había viajado dos mil kilómetros para verla, para reencontrarse con Juana y llevársela para siempre con él. Cuando finalmente se hallaron, hicieron de ese mismo cuarto una luna de miel de seis días consecutivos y acalorados. A él no le importó que ella, en los largos años de separación, se hubiera casado y convertido en madre de una niña. La pasión conjugada por la ceguera del amor y la felicidad era motivo suficientes para ver con optimismo el futuro. Pero todo eso tenía fecha de vencimiento, porque el teléfono no sonaba, las lágrimas continuaban con el sabor de su piel y Juana no iría. El olor de la ausencia hacía evidente que ella se había arrepentido de la propuesta de escaparse juntos, con su hijita, a algún lugar.

Apenas respiraba y su corazón latía con desenfreno, estaba paralizada, envuelta en un inmenso temor, con todo su cuerpo sumergido en un temblequeo que parecía estar a punto de quebrar su delgada figura. A Isabel, que aguardaba en la cama, aún le brotaba de su mejilla el ardiente calor de aquella bofetada. El encierro de la habitación le oprimía el pecho y lanzaba un silencio mortal en el limitado espacio cargado con aire denso. Pero la puerta seguía sin abrirse, aunque no por mucho tiempo más.
Isabel sabía que la noticia iba a causar conmoción, porque los conocía; tenía perfectamente claro que sus padres, siempre tan rígidos, condenarían su actuar. Pero esa noche tomó valor de donde pudo y dijo la verdad que no iba a poder ocultar por mucho tiempo más; en su vientre crecía un niño y nadie podía saber con certeza quién era el padre. Los últimos meses habían sido para ella una carrera por la cornisa de la moral, lo correcto y la experimentación. La puerta la miraba amenazante; porque de sus hendiduras brotaban los gritos rabiosos de su padre.
Temía con espanto lo que se avecinaba, pero quería que sucediera rápidamente, porque esa espera en el purgatorio la estaba aniquilando por dentro. La puerta, finalmente, se abrió. Isabel se paró de un salto, ya no lograba respirar y mucho menos disimular su temblequeo; su padre la tomó del cuello y entre gritos y golpes la arrastró hasta la puerta. Toda esa realidad transcurría de una manera capciosa, imposible de comprender con claridad, como si el mundo pasara fragmentado para luego completar un todo especialmente surrealista.

Apenas comprendió que ya no valía la pena esperar, Franco tomó su maleta y dejó la habitación de hotel, la misma en la que había pasado los seis mejores días de su vida. Y la misma que lo había visto marchitar. Caminó con su valija y su tristeza por la calle y sin rumbo.

Apenas el padre la empujó al exterior del hogar, Isabel comprendió que en esa casa jamás volvería a ser bienvenida. Caprichos de las circunstancias, tal vez, eran los que la estaban privando de su familia, caprichos y prejuicios desfasados en tiempo. Pero las circunstancias son lo único que no se elige en la vida. Isabel se dirigió al único lugar donde podía ir en aquella madrugada; la estación de tren.

Apenas se sentó, Franco dirigió su mirada hacia la gente que despedía a sus seres queridos en el andén. Deseaba que el tren partiera rápido, anhelaba dejar atrás todo su dolor. Luego sintió, muy cerca suyo, sollozos de una mujer. Isabel se había sentado a su lado.

Apenas el tren había comenzado su marcha, él comenzó a consolarla, intentando que ese consuelo también sirviera para apagar sus propios infiernos internos. En la vida, cada vez que un capítulo finaliza, otro comienza a ver la luz. Y son esas intersecciones las que llenan de sentido y de esperanza las almas en pena. Franco e Isabel hallarían en el otro un motivo para seguir, un consuelo; una manera de olvidar, con dolor, lo que habían dejado atrás. Seguir viviendo, a penas, apenas.

Copyright © 2007

18 Comments:

  1. Mario Guevara said...
    La historia esta muy buena, como siempre, pero parece que a vos te gustan mucho los trenes y sus vias.

    Sigue adelante.
    Un saludo desde Ecuador.
    Emmanuel Frezzotti said...
    Mario: Es cierto, las vías me atraen. Hay, en ellas, un gran simbolismo (y si no lo tiene por naturaleza, yo se lo adjudico). Las vías llevan a algún sitio y en cada viaje, indefectiblemente, algo queda atrás. En esa metáfora del tiempo, donde el pasado, el presente y el futuro se conjugan, es donde reside mi fascinación.
    Saludos Mario!
    Juampi said...
    La historia no está muy buena. No es una historia simple. Es un relato fenomenal... cada día me sorprendés más... ahora con histroias paralelas, o como decimos nosotros, concurrentes, jejeje, verdaderamente un deleite para nuestros ojos... qué para nuestros ojos! para todos nuestros sentidos! qué metáfora, cuánto contenido, cuánto todo en tan sólo un par de líneas.

    Felicitaciones genio!

    Abrazo
    dark_moon said...
    hoal. como siempre no hay que decir que me gustó mucho el relato, muchísimo la verdad. sigue así y no cambies.
    por lo del cambio del blog está bien aunque lo veo un poco raro, pero espero acostumbrarme pronto.
    un beso.
    ah por cierto. e hecho un blog que espero y estaré agradecida si opinas sobre el (perdón por copiarme un poco, jeje)
    www.krisukmd.blogspot.com
    Emmanuel Frezzotti said...
    Juampi: ¡Me asusté cuando dijiste "la historia no está muy buena"! jajaja, después me llené de alivio. Te mando un abrazo. Y ¡gracias!

    Dark Moon: Pronto, todos nos acostumbraremos a la nueva apariencia. Muchas gracias por tu comentario, ya estaré pasando a visitar tu blog.
    tina oiticica harris said...
    Está muy bonito tu blog Wordpress.

    Escribes muy bien, tal vez demasiado bien. Los temas tristes me ponem triste, Emmanuel. Tengo que estar tranquila y en paz para visitarte,¿ comprendes?

    No, no estoy a rogarte que cambies, simplesmente explico como me siento.

    Eres um maestro del cuento, Emmanuel.


    Felicitaciones,
    Emmanuel Frezzotti said...
    Tina: ¡Sí, es verdad! La apariencia es muy wordpress.

    Lamento que te pongan triste mis cuentos! Por eso ahora la apariencia es más relajada, para que la tristeza de los cuentos se disuelva un poco. Te mando un cálido saludo, para que te sientas mejor ;-)

    PD: ¡Y mil gracias por los elogios! Aunque admito que me avergüenzan.
    elguly2000 said...
    Muy buen blog, felicitaciones por la tematica abordada y la calidad de la descripcion al efecto.

    http://lascronicasdelangelverde.blogspot.com/
    Mariel said...
    Hola Emanuel....de verdad un placer entrar en tu mundo!!! fue màgico para mi que me dejes entrer...te mando muchos besos y un dia maravilloso para ti hoy!
    Emmanuel Frezzotti said...
    Elguly2000: Muchísimas gracias.

    Mariel: Mariel, el mundo es todo tuyo. Besos
    Anónimo said...
    Hola Emmanuel aunque casi nunca escribo algún comentario sobre tus historias quiero que sepas que las he leido todas. Y espero con ansias la próxima. Después de conocer este rinconcito he visto arcoiris nocturnos, y por ahi dicen que hay sufrimientos útiles. gracias por transportarme a otros mundos con la magia de tus letras.
    "felicitaciones" Akire
    Emmanuel Frezzotti said...
    Akire: Mil gracias por ser una lectora fiel. Me encantaría ver esos arcoiris nocturnos; pero me alegra mucho que vos puedas verlos, que mis cuentos te ayuden. Un abrazo!
    Anónimo said...
    hola Emanuel, conmovedor tu relato pero esperanzado. De nada sirve apegarse a causas perdidas y hay que aprender a seguir viviendo siempre con la idea de hacer feliz a alguien, que eso es lo único que vale. un beso, malena2005
    Mara said...
    Me gusta lo que escribes.. Besos
    Emmanuel Frezzotti said...
    Malena: Siempre hay una salida, por más oculta que esté. Saludos.

    Mara: Gracias... besos.
    Anónimo said...
    Sinceramente, hace muy poco que estoy siguiendo tu espacio semanalmente. Me gusta mucho. Lo que más me atrae es que siento algo pesado en todas tus tramas, como un sesgo nostálgico. No sé si por la manera en la que escribís o si es que no puedo desasociar lo que sé del escritor con lo que me quiere contar con sus historias. Es como que todo me huele a... (pido disculpas antes de utilizar esta expresión “seudo sofisticada”, detesto las frases ya armadas y a la gente que las utiliza queriendo demostrar que las conocen... de todas maneras no encuentro otra forma de decirlo así que retomo lo que venía diciendo tomándome esa licencia)... Es como que todo me huele a calvario kafkiano. Parece que a todos tus personajes “les cuesta vivir”. Como que en todos tu relatos hay un vacío, una trama secundaria, de la que no hablás pero que se me presenta. Repito, no sé si eso me pasa porque estoy pensando en el autor; pero me atrae.
    Abrazo
    Nacho Sofia
    Emmanuel Frezzotti said...
    Nacho: Mil gracias. Con todo lo que decís, hasta perece que escribo bien. ;-)
    Me gustó, debo admitirlo, lo que decís acerca de que todos los personajes tienen una trama secundaria, que no está pero se siente. Porque es eso lo que intento hacer, con mayor o menor eficacia, al escribir; que el relato sea dueño de un todo que se ve y de otro que se siente, que se intuye. Me gustan los subtextos, el poder decir algo sin decirlo (esto no significa que lo haga bien).
    Te mando un abrazo gigante, espero que sigas bien.
    Pame Troya said...
    Hola Emmanuel:

    Soy de Quito-Ecuador. Por esas causalidades de la vida al buscar la palabra "a penas" salió la entrada de tu blog y al leerte debo admitir que quedé enganchada con tu melancólica y hermosa manera de escribir.

    Hace menos de una semana me decidí por abrir mi propio blog y empecé a escribir mis divagaciones. Me gustaría que leas mis publicaciones y las comentes, será placentero saber que me has leído:

    http://www.entregarabatosyanecdotas.blogspot.com/

    Saludos,

    Pamela Troya

Post a Comment




 

Copyright © 2005 - 2009 Todos los derechos se encuentran reservados. Queda rigurosamente prohibida; sin la autorización del autor, bajo las sanciones establecidas en las leyes; la reproducción total o parcial de las obras aquí expuestas por cualquier medio o procedimiento.