Como se rompen los cristales

Es un segundo crucial, un momento determinado y preciso que separa dos realidades totalmente diferentes y opuestas. Es un segundo, o una centésima. Un quiebre, un nunca más.
Un movimiento en falso y, luego, un chasquido; el inevitable sonido de la ruptura. La condensación de momentos concentrados, todos juntos, alrededor de ese instante. Todo sucede demasiado deprisa. Y ya no hay vuelta atrás. Los trozos que antes componían un todo se dispersan en el suelo, las astillas se pierden y los grandes fragmentos resuenan fracasados.
El segundo posterior es de silencio total. Asimilación de una nueva realidad sublime. Estupefacción total y hasta incomprensión por la simplicidad con la que el todo se desvanece tan rápidamente, tan inevitablemente. Un error, un chasquido y adiós. Y los fragmentos, allí, a la vista, imposibles de reconstruir; invencibles ellos, en su cualidad de desechos. Ningún esfuerzo podrá unirlos, o borrar las huellas de la separación. Nada cambiará el nuevo curso, la finitud de la existencia.
Luego, de manera invariable, proviene la pena; el dolor ante el nuevo escenario, al oír el eco en el alma, una y otra vez, del chasquido que marcó el fin; por ser conciente que a partir de allí, sin importar qué se haga, nada volverá a ser como antes, nunca más.

Copyright © 2007

13 Comments:

  1. Emmanuel Frezzotti said...
    Test
    Maryan said...
    Sublime, preciso..espero el proximo
    Ivana Fernández said...
    Simplemente perfecto!!!!!!!!....

    Que talento Emannuel!!!!!...Cada día admiro mas tus letras...besos!!!!!!!!

    Ivana.-
    Acamaca said...
    gran blog ,me entusiasmó
    Anónimo said...
    Vos te fuiste un día... pero yo nunca pude. Hermoso y único.

    Like always.

    Liliana.
    Anónimo said...
    Hola, espero que estes bien, me ha gustado mucho este post,, muy preciso.
    Cuidate
    Besos
    Akire
    Diego said...
    En cada momento de crisis volverás a recordar ese segundo, ese aliento, ese quiebre que fragmentó tu existencia.
    Te reprocharás no haber previsto, te reprocharás no haber insistido, te reprocharás eternamente ese segundo de quiebre...
    Querrás cambiarlo, querrás evitarlo, querrás borrarlo no solo de tu recuerdo sino también de tu historia.
    Llorarás ríos o mares tormentosos gritando al cielo, que es tu mayor infierno, te encontrarás mil veces mil intentando forzar el tiempo a que regrese su paso infame y soberbio...
    Pero el muy cínico se mantendrá firme y seguro.
    Durantes las crisis, durante el quiebre, anhelas lo cierto, lo estable, lo completo... añoras el cristal entero...

    Pero pronto la calma vuelve, las lágrimas tempestuosas se convierten en llovizna fresca, y tus gritos furiosos en canto, alegre o triste, pero en canto al fin.
    Tarde o temprano, pasada la crisis, comprendes que ese quiebre fue esencial para tu conciencia, para tu vida.
    Tarde o temprano comprendes que ese quiebre que tanto dolió fue indispensable, como el aliento mismo... y que si hoy eres, eres en parte por ese quiebre.
    Serás un hombre quebrado… te dolerá horrores ese segundo eternamente… Serás un hombre quebrado… pero serás un hombre conciente, pues el dolor despierta... y vaya que lo hace.
    Claudio García de Rivas said...
    Estimado:
    Abrí un Blog especial para bloggers argentinos (http://bloggersargentinos.blogspot.com)
    Mi idea es que allí figuren todos los blog's argentinos separados por categoría en la idea de difundir el valioso trabajo de tantos argentinos sobre una gran diversidad de temas interesantes. No nos interesan tus ideas políticas, religión, raza u orientación sexual. Está abierto para todos mientras seas argentino.
    Si te interesa mandame la dirección de tu blog y la categoría en la que querrías que figure.
    Lo único que te pido (y es a voluntad) es que difundas este emprendimiento colocando un vínculo en tu blog en tu lista de links
    Un saludo cordial
    Maschera said...
    Y cierras los ojos, y lo ves de nuevo en una pieza.

    Demasiados cristales en una vida, pense en muertes, despedidas, en finales eternos.

    Esa ilusión que siempre reside, esa ilusión por aquella magia que nos devuelva lo roto, que nos lo devuelva en una pieza.

    Siempre lo hice, y seguiré leyendote.
    Yahuan said...
    Romper un cristal parece algo muy determinante, propio de la mejor novela, y eso que la verdad no recuerdo nnguna novela o ni siquiera poesía en la que el hecho esté presente. Me cautiva.
    miss X said...
    me encantan tus letras de verdad, muy humanas =)
    soy nueva aquí y nose muy bien como va esto jeje
    me pasaré a menudo para ver tus proximos relatos
    saludos ^^
    Anónimo said...
    Majestuoso!!! me encantó... como siempre me dejaste sin habla!!! bye... cuidate... besitos...

    Celeste
    alo said...
    Simple y llanamente...¡Excelente!

Post a Comment




 

Copyright © 2005 - 2009 Todos los derechos se encuentran reservados. Queda rigurosamente prohibida; sin la autorización del autor, bajo las sanciones establecidas en las leyes; la reproducción total o parcial de las obras aquí expuestas por cualquier medio o procedimiento.