Una huella voluble.

Afuera, el cielo era quebrado por relámpagos que lanzaban destellos fugaces, e iluminaban las gotas de la lluvia sutil que caía sobre la ciudad durmiente, llenando de destellos un cielo de infinita negrura. Mientras dentro de la sala, la pulcra ambivalencia del silencio, que no decía nada y a la vez denotaba todo, se refugiaba en los labios deseosos de otros labios deseosos. Como armas desafiantes, dispuestas a combatir, con pasión, eternas batallas ardientes. Y esos húmedos combates se dibujaban en su mente como traviesos pensamientos que correteaban vivaces y llenos de adrenalina, disfrazados de fantasías pudorosas, pero dispuestos a concretarse.
Había algo, en ese quedarse callado, que a él lo seducía enormemente; como si la ausencia de palabras pronunciadas pudiera ser suplantada por el juego de intentar ahondar en la mente del otro, con adivinanzas telepáticas sin firme concreción. Eran conversaciones con miradas, charlas que se desvanecían antes de erigirse, fugaces como el presente, que solían terminar con una sonrisa de ella, atiborrada de malicia actuada, o con un salto sorpresivo para colgarse del cuello de Ramiro y así poder lograr que sus besos chocaran de frente con los de él.
Pero todo ese conjuro que crecía alrededor de esos dos cuerpos desnudos, hipnóticos para la mirada del otro, tenía la mágica condición de ser cruelmente efímero, o tal vez más efímero de lo que él deseaba. Cada vez que Ramiro perdía su instinto en el cuerpo de Martina, la convicción de que ella era el amor de su vida crecía irremediablemente. Era una seguridad que lo hacía volar entre auroras boreales cuando estaba con ella, pero que la brevedad de los encuentros; y sobre todo la soledad, que es lo que le sigue a la brevedad; dejaba un fatídico dolor sumergido en sus entrañas.
Ramiro sabía que ella tenía dos habilidades que se perfeccionaban más y más con el tiempo; Martina hablaba únicamente a través del silencio y el silencio nunca decía lo que su corazón sentía. Ella era, para él, un inmenso interrogante que se formaba con implacable prolijidad, sin dejar nunca al descubierto una verdad. Y ese misterio fascinante que la envolvía era parte de lo que Ramiro amaba, pero también complotaba para que el adiós sirviera para afilar la soledad, el abandono.
Los encuentros eran esporádicos y jamás premeditados; siempre, y como la primera vez, ocurrían porque antes la casualidad los cruzaba en la universidad. Y las miradas, cuando se miraban, los atraía como poderosos e infalibles imanes. Inmediatamente, los dos resignaban cualquier plan que la agenda les tenía preparado y se escapaban juntos. Las palabras audibles escaseaban, tal vez decían un “hola”, o un “vamos”; pero no mucho más. Lo que seguía eran las largas conversaciones silenciosas, las adivinanzas telepáticas, los besos y lo efímero.
Para Ramiro la casualidad se presentaba muy ocasionalmente, entonces, controlado por su amor, pasaba más tiempo en la universidad del requerido, buscándola, desesperado por verla, intentando forzar la causalidad. Y siempre, en cada búsqueda, hallaba alguna huella de Martina, como migajas o retazos de ella, tal vez un detalle perdido que sólo él podía adivinar. No eran más que huellas volubles, insignificancias por separado que juntas cobraban sentido en la mente de él. Y así Ramiro apaciguaba la ansiedad y las ganas de verla, y podía sobrevivir los largos tiempos intermedios.
En eso pensaba cuando la miraba, allí desnuda, preguntándose si ella le estaría leyendo la mente, si podría comprender cuánta falta le hacía oír de sus labios lo que su corazón sentía. Mientras afuera la lluvia y los relámpagos continuaban, Ramiro sabía, adentro, que la cuenta regresiva estaba en marcha y que acabaría como siempre; ella partiendo y él esperando una nueva casualidad mientras buscaba huellas volubles. Como si verdaderamente le hubiera descubierto la adivinanza telepática, Martina se levantó y comenzó a vestirse.
Al mirarla partir, Ramiro comprendió que amaba hasta sus defectos, pensó que por lo menos Martina firmaba su partida con el abandono, mientras otras se excusaban con mil argumentos más o menos ciertos, pero que nunca antes habían dicho. Luego sintió que eso era sólo un intento por complacerse. El ruido de la puerta cerrándose retumbó en el vacío, conjugado con el tronar del cielo que lloraba su furia.
Se recostó abatido en la cama, tratando de convencer a su amor para que busque otro cuerpo donde refugiarse. Cerró los ojos, pensando en qué huellas o migajas encontraría en la búsqueda del día siguiente, preguntándose cuándo será el nuevo encuentro, por cuánto tiempo más podría resistir estas sucesivas despedidas, que ya llevaban dos años, y odiándola y amándola de la misma manera. A lo lejos perdido, en su mente casi dormida, oyó un golpeteo. Abrió los ojos, permaneció inmóvil, casi sin respirar por varios segundos y el golpeteo volvió a oírse. Ramiro saltó de la cama, supo enseguida que alguien golpeaba la puerta.
- ¿Por qué me dejas ir? – dijo Martina cuando la puerta se abrió. Estaba totalmente empapada, temblando de frío y con los ojos llorosos. Cobijaba la mirada más sincera que Ramiro hubiera visto jamás.
- ¿Y por qué te vas?
- Porque jamás me detienes.
Miles de adivinanzas irresueltas de pronto obtuvieron sus respuestas, como si la palabra audible se hubiera hartado de tantos misterios sin resolver y, entonces, lanzó sobre ellos un sin número de verdades que vencieron a tanta telepatía absurda, a tantas migajas, a tanta huella voluble.

Copyright © 2007

17 Comments:

  1. Emmanuel Frezzotti said...
    Akire: Promesa cumplida, espero que te guste. ¡Saludos!
    Gab said...
    Emmanuel, gracias por visitarme, disculpa pero como estoy laburando no tengo tano tiempo para leer y el post es bastante largo, pero leí sobre los cambios que le hiciste al blog.

    Me gusta la foto del lápiz, porque yo pinto y dibujo.

    Beso
    Mario Guevara said...
    Hola: Me gusta ver una historia diferente (aunque todas son diferentes entre sí), una historia de amor, creo que es la primera vez que veo una aquí.
    CREO que asi deberías hacerlo siempre, porque historias llenas de sentimientos parecidos, son aquellas que le hacen temer al lector que sus comentarios parezcan rutinarios.
    Me gustaría (si puedes, o tienes ganas, o tiempo) que me digas lo que es una "causalidad".
    Te mando muchos saludos desde Ecuador, sigue así (se escucho rutinario, verdad?)
    Anónimo said...
    Maravillosaaaa!!!!!!!!..
    Qué alegría!!! Qué feliz que me siento!!!!
    Gracias por esta historia de amor tan bonita con un final tan tierno.
    Me voy a la calle, feliz, muy feliz, y pensando en historias de amor con finales felices.
    Liliana
    Emmanuel Frezzotti said...
    Gab: Gracias y espero que pronto puedas leer un post y contarme tu opinión.

    Mario: Muchas gracias por tu comentario. A grandes rasgos, una "causalidad" es un hecho provocado. Un abrazo!
    (Y tus comentarios nunca son rutinarios)
    Emmanuel Frezzotti said...
    Liliana: Feliz me siento yo al ver cuánto te ha gustado. Te mando enormes saludos!
    Anónimo said...
    La historia es hermosa. La leí desde ayer Pero no logré escribir un comentario. Es más todavía no puedo definir exactamente lo que siento, ya que emoción ó alegria serian terminos muy simples. Como explicarte, que perdí la fuerza de gravedad, que ha esta crisis existencialista por la que estoy atravesando le haz regalado una tregua, que la sonrisa no se me borra de los labios y dormí con ella. Como aclararte que esta sensación no ha sido bautizada. Gracias de todo corazón por haber hecho mi sueno realidad y exitosa mi protesta.
    Te envio un abrazo y un beso adictomagnetico.
    Akire
    PD: Disculpa la ortografÍa pero mi teclado no tiene la letra que va despues de la N; antes de la O.
    Emmanuel Frezzotti said...
    Akire: ¿Qué decir? Comentarios como el tuyo (o el de Liliana) llenan de sentido esto que hago y no sé bien qué es. Descubro, de pronto, la magia de este espacio, de este mundo: un cuento mío sirve, a veces, para imprimir una sonrisa en quiénes lo leen y, a la vez, esas sonrisas que se dibujan y se explican en distintos comentarios, logran plasmar alegría en mi rostro. Como un intercambio carente de egoísmos, como un canje de sensaciones, de magia. Gracias, de verdad.
    Te mando un enorme abrazo.
    cynthialaloca said...
    emanuel: como decirlo, no encuentro las palabras......... ME ENCANTOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!!!!!! , una historia facinante y hermosa, tan realista que casi podria tocarla, nno porque me aya pasado a mi si no porque la senti tan dentro mio, tan semejane a millones de historias y de cosas que te pasan en la vida real, no solo en el amor si no en un millon de aspectos de la vida.
    La verdad es que te re felicito y segui escribiendo asi!!! que me ENCANTA SOS UN GENIO!!!!!!!!.
    CONTESTAME PRONTO y a ver cuando ves mi blog !!! you promise me!!
    cynthulocura18.blogspot.com
    kisses!!! see you!!
    Seymi said...
    Una palabra para definir tu relato: extraordinario!!!
    me encantò,tienes... wow!!! la virtud de la palabra, me gusta tu manera de desarrollar y describir la escena, me gusta tu estilo para poder escribir, realmente genial y sorprendente la creaciòn del relato...y un final que yo en lo particular definirìa como adecuado y espectacular... me sorprendes =D y me gustò el relato, puedes creer que casi me haces llorar con el final? ^^ me identifiquè mucho con la historia, en especial con los preceptos de "telepatìa".
    Muchas gracias, por regalarnos una historia ^^
    un abrazo, y sigue sorprendiendonos =D
    Ivana Fernández said...
    Emmanuel!!! Sensacional Historia!!!! Y un final así bien merece muchos aplausos para su autor...la verdad que me fascinó, me encantó.
    En cierto modo al ir leyendo la historia esperaba con ansias un final feliz para Martina y Ramiro...gracias a vos, lo tuvieron.
    Tu pluma privilegiada, me acaricia el alma con cada historia...gracias por hacerme feliz!

    Besos,

    Ivana.-
    aroblog said...
    Qué bonito lo que escribes! eso es arte y lo demás es tontería!
    Te felicito :)
    Te invito a mi blog a ver que te parece...
    http://aro123.blogspot.com/
    Un besazo.
    Emmanuel Frezzotti said...
    Cynthialaloca: Muchísimas gracias por tu comentario, me alegra mucho que pueda llegarte de esa manera.

    Seymi: Mis contestaciones tienden a repetirse, pero lo único que puedo decir es GRACIAS! Te mando un abrazo.
    Emmanuel Frezzotti said...
    Ivana: Y a mí me acarician el alma los comentarios, como el tuyo, como todos. Muchísimas gracias.

    Aroblog: Gracias! Ya mismo voy a tu blog. Saludos!
    Susana said...
    Me encanto esta historia, la forma como la narras genera suspenso y tension de saber que va a pasar. Por que somos asi? por que elucubramos lo que los demas piensan? y no solo nos atrevemos a preguntar que quieren de nosotros, y nos atrevernos a decir que queremos nosostros de alguien mas... afrontar nuestras necesidades, anhelos y miedos. Seria fantastico, tal vez.. tener esa comunicacion telepatica, o tal vez no.

    Que dificil nos hacemos las cosas, no hay mayor belleza y exactitud que la simplicidad misma y la humildad!

    Gracias por tan linda historia ;)
    Anónimo said...
    Sinceramente, te felicito por esta historia. Además de la calidad del relato, se puede ver una gran carga de sentimientos descriptos y entrelazados de la mejor manera, para dar lugar a este maravilloso relato, tan real y tan ficticio a la vez, mezcla de sueños y realidades tan humanas.
    Un gusto haberte leido, y espero que nunca deje de brotar la magia de tu escritura.
    Muchos saludos y suerte.
    GABRIEL
    Anónimo said...
    sabes ? una vez me pasó todo eso, con un hombre que quiero mucho.
    un beso.

Post a Comment




 

Copyright © 2005 - 2009 Todos los derechos se encuentran reservados. Queda rigurosamente prohibida; sin la autorización del autor, bajo las sanciones establecidas en las leyes; la reproducción total o parcial de las obras aquí expuestas por cualquier medio o procedimiento.