Fascinaciones: La montaña.

Puede ser por la lejanía, o por la manera en que el aire silba alegre mientras corretea libre, o por la inmensidad de la naturaleza estéril, o por todas esas cosas y algunas más. Pero lo cierto es que en la montaña habita una paz que es difícil de encontrar en otro sitio. Paz que espera, algo ansiosa, el día en que yo le vaya a hacer compañía.
Ya nos hemos encontrado, en algunas oportunidades; ella solía esperarme siempre al final de una caminata sin rumbo. Eran caminatas que solía hacer por las mañanas, mientras el frío nocturno comenzaba a disiparse con los primeros rayos de sol, y los colores resurgían joviales. Salía temprano, con la mente dispersa en cualquier sitio y dejando que las piernas marcaran el destino que siempre, invariablemente, terminaba en la cima de algún cerro. Al llegar a esa cima, que nunca se repetía y siempre desconocía, sólo podía sentarme o quedarme de pie, pero quieto, absolutamente quieto. Y desde allí contemplaba la inmensidad, oyendo los silencios de la naturaleza, sintiendo una relajación absoluta de mi cuerpo y llevando a mis pensamientos a una abstracción total, en la que lo onírico y lo imposible se convertían en palpable.
No es sólo la paz lo que me atrae de la montaña, sino también esa magia que la envuelve y hace de esta descripción un texto inocuo, incapaz de albergar en sus letras a tanta realidad majestuosa y bella. Pero eso está bien, porque siempre he sentido que los mejores sitios son aquellos que no se pueden describir.

Copyright © 2007

12 Comments:

  1. Emmanuel Frezzotti said...
    Estimados lectores: Les pido disculpas, pero la historia de esta semana tardará en llegar. Sucede que muchas de las ideas que tengo decidieron ponerse algo rebeldes, y se amotinaron en lo más profundo de mi mente con pocos deseos de que yo las maltrate. Hasta que el motín se apacigüe, lo único que puedo ofrecerles es la fascinación de esta semana.
    Sabrán disculparme. Saludos para todos.

    PD1: Recuerden hacer click sobre el botón del concurso de blogs. Gracias.
    PD2: Liliana: Tengo presente tu pedido. Besos.
    kurtosis said...
    Fascinacion.
    ATTE.
    KURTOSIS
    Anónimo said...
    Gracias... sos un ángel; casi haces que se me escape una lágrimita, por suerte pude detenerla a tiempo sino, detrás de esa vendrían muchas más y entonces no podría escribirte ahora. Sabés..desde este rinconcito de mi mundo veo las montañas; los maravillosos Picos de Europa; y cuando es invierno y sus picos están nevados su belleza es impresionante. Vivir entre montañas es maravilloso; poder sentir el aroma de la hierba y de la lumbre que sale de las casitas montañesas, el olor del abono, que aunque a veces es un poco fuerte, es parte de la tierra misma; es el olor de la madre naturaleza, es la vida.
    Me encanta Fascinaciones, porque viniendo de tus letras es como despertar y descubrir cosas que antes nunca le prestaríamos atención. Como al otoño, por ejemplo. De nuevo gracias.
    Besito.
    Liliana.
    Ivana Fernández said...
    Emma: Tus ideas regresarán en cuanto estén listas para lanzarse nuevamente a tu mente; de todos modos, tu fascinación de esta semana me deja ver, cuan pequeños somos en este inmenso y vasto mundo...somos un punto en lo infinito e inconmesurable.
    Igualmente me gusto de sobremanera....leerte y recordar esas veces en que en lo alto de la montaña.....somos.

    Besos,

    Ivana.-

    PD: viste que hubo muchos cristales en tu entrada anterior? Es por la calidad de lo que se miraba, seguro!
    Juampi said...
    Majestuosa fascinación. Sin lugar a duda... hay cosas que no se pueden describir. Imágenes, aromas... una atmósfera tal, que hace que ese instante sea único.

    Un abrazo...
    Anónimo said...
    Memo, tomate tu tiempo, no es fácil escribir algo de buena calidad todas las semanas. Solían gustarme las canciones de Calamaro, pero ahora que saca 3 discos por año me parecen temas simpáticos aunque no tan buenos como antes.

    Sugiero una fascinación: el placer de haber logrado lo que uno se propuso.

    Te esperamos todos con una paciencia impaciente.

    Abrazo

    Nacho
    Mario Guevara said...
    A veces pasa, lo importante es disfrutar cuando escribes, sino ¿Para que hacerlo?.

    No me gustan las montañas, en realidad, me da igual, es decir, no inspira nada en mi, pero todos tenemos una percepcion diferente de una misma cosa, es así.

    Saludos
    Hello I'm Rochie said...
    HERMOSO.
    Identificada en muchos de los comentarios.
    Mary Paulino said...
    Memo, siempre te leo. me facina tu estilo, ojala algun dia llegara a escribir asi. De tus ideas, no te preocupes, hay veces que la mente toma vacaciones y con ellas las ideas se van al closet momentaneamente.
    De este post me fascino, se llamaria Esteban, y como El, hay miles sin nombres y felices porque no lo necesitan, tiene tanta personalidad que para que cargarle mas el saco?, decidio no llevarlo. Te felicito.
    Pao said...
    hola. es la primera vez que veo este blog y, la verdad, quedé tan fascinada como lo describís en tu escrito. me encanta encontrar las expresiones literarias de personas con pnsamientos tan libres e inspiradores como los tuyos. lo bueno de quien escribe es que sabe cuándo hacerlo y todo llega, o sale, en un momento perfecto.
    lo de la montaña, stuvo tan bien descrito y tan exquisitamente sencillo que al leerlo podía sentir ese aire de paz y libertad que estaba necesitando...en la montaña. fue y es hermoso evocarlo. gracias por escribir cosas tan bellas.
    Alan said...
    Felicitaciones por tus escritos! Me encantan!

    La montaña,increíble ella.
    Anónimo said...
    Estupendo blogspot como ningun otro diria yo.
    En horabuena por ese don que tienes de poder plasmar lo que de tu mente sale.


    Saludos.

    marichio2006@hotmail.com

Post a Comment




 

Copyright © 2005 - 2009 Todos los derechos se encuentran reservados. Queda rigurosamente prohibida; sin la autorización del autor, bajo las sanciones establecidas en las leyes; la reproducción total o parcial de las obras aquí expuestas por cualquier medio o procedimiento.