Imagine el amor.

Imagine. Imagine un punto. Un punto pequeño, como una cabeza de alfiler. Ahora sitúe ese punto en un espacio X. Que sea un sitio cerrado, como un enorme galpón. Para que sea más simple imagínelo cuadrado y vacío. Cada lado de ese lugar debe tener 10 cuadras de largo. Es gigante, lo sé. Pero imagine. No se olvide de poner dentro al pequeño punto. Allí está, el pequeño punto del tamaño de una cabeza de alfiler en un gigantesco y monumental galpón de un kilómetro cuadrado. Póngale a ese punto un nombre, puede ser el suyo.

Ahora, y esta es la parte difícil, imagine seis mil millones de puntos más. Sí, seis mil millones. Es mucho, tal vez más de lo que usted pueda imaginar, pero inténtelo. Tal vez sería más simple si hace una analogía: si imagina un millón de monedas, por ejemplo, y luego multiplica esa enorme montaña por seis mil. ¿Lo logró? Convierta, entonces, esas monedas en puntos y acomódelos dentro del galpón con aquel otro punto que lleva su nombre.

¿Me sigue? Tiene, entonces, un galpón enorme en donde hay seis mil millones de puntos que acompañan a aquel otro punto con nombre. Otórguele a cada uno de los puntos una trayectoria aleatoria. Pueden ser líneas rectas o zigzagueantes, no importa. Imagine, ahora, que el galpón está en penumbras. Perfecto. Cada uno de esos puntos avanza lentamente antes de desaparecer. En promedio, cada punto vive setenta y cinco años, pero ese factor también es azaroso. Ahora imagine la cantidad de impactos, intersecciones, desvíos y circunstancias que acontecen en ese galpón lleno de seis mil millones de puntos con trayectorias aleatorias. ¿Lo imagina?

Ahora busque dentro de esa enorme cantidad de puntos anónimos uno cualquiera, que por algún motivo llame su atención. ¿Encontró alguno? Otórguele, entonces, un nombre. Bien, recordemos entonces: en un galpón gigante en penumbras hay seis mil millones de puntos con trayectorias aleatorias y vida limitada, entre ellos hay dos puntos que tienen nombre. Trate de imaginar qué probabilidades hay que esos dos puntos se encuentren. No es sencillo de imaginar, lo sé; deben sortear, antes, miles de impactos con otros puntos, deben encontrarse avanzando a ciegas y, encima, millones de casualidades deben presentarse para que esos dos puntos logren juntarse; sin olvidarnos que ese encuentro tiene que darse antes que la vida de alguno de los puntos llegue a su fin.

Por alguna razón que ni usted ni yo comprenderemos, todas esas casualidades se presentan y esos dos puntos con nombre logran estar juntos. Ahora, ambos puntos avanzan unidos, en la misma trayectoria. Imagine, sin embargo, que esa trayectoria estará atravesada por la de otros puntos que los rozarán, los impactarán, los sacudirán y alterarán el rumbo. Ahora trate de juntar todos los factores en su mente y pensar qué tan probable es que esos dos puntos se hayan encontrado y cuánta fuerza hace falta para que prosigan su camino juntos.

¿Logra imaginarlo? ¿Logra pensar en números, probabilidades, estadísticas, fuerza de impacto, inercia, trayectorias, velocidad, tiempo y espacio? ¿Logra, de verdad, comprender por aunque sea sólo un segundo lo complicado de todo eso? Bueno, entonces olvídese de todo; porque lo que usted acaba de imaginar no tiene capacidad de análisis, porque es magia pura. Lo que usted acaba de imaginar es el milagro del amor.

Copyright © 2010

14 Comments:

  1. Audrey said...
    Hola Emmanuel es la primera vez que me meto en tu blog
    Me gusta la reflexión que has hecho sobre el amor. El lenguaje y la forma de redactarlo que has tenido para introducir al lector en la lectura.
    Yo ahora acabo de iniciar un blog y no sé muy bien como empezar
    http://lostphiloshopie.blogspot.com/

    Espero que sigas escribiendo.
    Anahí M. LLanes. said...
    Uno de los mejores textos que leí en mi vida.
    Anahí M. LLanes. said...
    Uno de los mejores textos que leí en mi vida.
    Sweet_Nightmare said...
    Magia.. me encanta.. desde luego es una cosa imposible de imaginar, pero está allí desde luego.
    un placer volver a leerte, soy seguidora tuya desde hace muchisimo tiempo y me da un poquito de pena que tengas esto tan abandonado, ¿qué ha sido de esos cuentos que escríbías antaño? Me gustaría volver a leer cosas así :)
    Un beso desde la distancia.
    Patricia said...
    Magestuoso!!! Como te extrañe!! un dia entre y ahi estaba:
    Imagine el amor
    y dije esto no lo lei!! siempre pienso porque nos tendras tan abandonados...
    Espero de todo corazon que estes bien.
    Simplemente TE ADMIRO.
    Un beso grande tu fiel seguidora. Patricia
    Pame Troya said...
    Hola Emmanuel:

    Simplemente fascinante tu capacidad de envolver al lector en tus divagaciones, en este caso, sobre la magia del amor.

    Por causalidad entre a tu blog ayer y me he quedado enganchada.

    Si puedes, será para mí muy placentero que visites mi blog, algo en lo que vengo trabajando desde hace una semana, recién.
    http://www.entregarabatosyanecdotas.blogspot.com/

    Saludos desde Quito, Ecuador,

    Pame
    mcfmakeup said...
    a veces uno no se detiene ni a pensar mucho menos imaginar al amor...
    me gusto!!!besos
    El Dosmilypico said...
    Escribes bien, felicitaciones.
    Anónimo said...
    Me encanta... es tan fascinante como la teoría de los seis grados de separación. Felicitaciones por lograr unas excelentes imágenes visuales.
    Wassily said...
    Uy!!! Muy bueno!
    Anónimo said...
    Wow Emmanuel!!! que más puedo decirte, hiciste volar mi imaginación totalmente... eres un maestro... Saludos.

    Celeste
    Lima-Perú
    OrianAveiro said...
    Estas cosas me encantan... Es perfecto!!! Me creaste un nudo en la garganta... ;)
    Sex Shop said...
    Muy buenooo!!!!!
    Micaela Capriata said...
    Genio!!! gran artista!!!=)

Post a Comment




 

Copyright © 2005 - 2009 Todos los derechos se encuentran reservados. Queda rigurosamente prohibida; sin la autorización del autor, bajo las sanciones establecidas en las leyes; la reproducción total o parcial de las obras aquí expuestas por cualquier medio o procedimiento.